Conspiranoicos: ¡Otro día oscuro en la puta vida!




Hola, nuevamente aquí, con otra Conspiranoia, sinceramente me perdí mucho en la trama que quería darle a las historias, me hastié de pensar que somos solo presas de las circunstancias y que vamos directo al matadero, como vil ganado o por el contrario que siempre seremos los únicos culpables de lo que acontece en todo.

Debe haber un punto intermedio, y un punto de solución en cómo vivir con lo que nos desagrada o simplemente en vivir. Les comparto la historia que solo es un vomito de lo que pienso, cuídense, ciao:D




 ¡Otro día oscuro en la puta vida!

Un sonido extraño, como timbre vibratorio, recorre mi cuerpo, molesta mi oído… Luego agarra forma y me ataca, comienza asfixiarme…

Despierto, me alejo de él, para volver a crearse en otro nuevo sueño, donde agarra aspecto de una mujer haciéndome múltiples cosquillas hasta ahogarme…

Despierto agitada, indignada, llevo horas tratando de conciliar el sueño… Y solo logro dormitar, para al final ser atacada nuevamente al lograrlo.

¿Qué demonios ese ente que no veo y siempre me ataca?...

No, entiendo cómo puede atacarme, se supone que las pesadillas siempre se forman cuando uno tiene dolores, duerme en una mala posición o se está ahogando debajo de sus cobijas…

Y ninguna de esas molestias tuve aquella noche, pues esta vez no dormí como de costumbre con las cobijas encima de mi rostro.

Vuelvo a tratar de dormir…

Y nuevamente lo mismo… Luego de una interminable noche de pesadillas y de no haber obtenido un buen descanso, olvido lo ocurrido y me pierdo en los laberintos de la vida…

Buscando una salida, que me libere de mi continuo sufrimiento propio.

Es cuando pienso, ¿en qué momento me convertí en una masoquista?...

No, yo nunca desee sentir esta ola de pensamientos y emociones toxicas que no te llevan a ningún lado, y que sin embargo se han convertido en mi pan de cada día…

En una apatía recurrente sin descanso…

Pienso en la noche y descubro que cene muy pesado y que talvez esa fue la causa de mis constantes pesadillas…

Aunque jamás haya creído del todo esa idea tonta, de que comer demasiado por las noches contribuye a que no tengas un buen descanso, sin embargo, trato de hallarle una explicación a todo.

Y supongo que ese es el problema de todo y la raíz de mis problemas…

Siempre querer buscar en el conocimiento o en las creencias, una explicación de lo que pasa en la puta vida y no dejarla simplemente ser.

Y me he perdido en una infinidad de información, es decir me he perdido en mis laberintos internos y en los de otros…

En toda esa ola de pensamientos, que se hacen teorías, se confirman o no se confirman y ahora forman parte de la verdad…

¿Qué verdad?... ¿Realmente hay una sola verdad?...

Y mi vida a cobrado ese matiz, por decisión propia, queriendo buscar un alivio, algo que me explique el sufrimiento…

Ese masoquismo autoimpuesto…

¿Por qué demonios?

Nunca tengo la respuesta y a la vez la he tenido siempre.

Y es así como he pasado de ser una conspiranoica, a tratar de ser espiritual…

Buscando el sentido de la vida en la calma, en toda esa ola de pensamientos positivos, en no hacerle daño a tu enemigo, en poner la otra mejilla jajjaja.

En querer hallar una explicación a lo que siento, a mis emociones negativas, a mi molestia recurrente por la mayoría de las personas y situaciones que suceden en esta vida loca y puta, puta y loca hasta la madre, que no comprendo.

En tratar de ver todo como un maldito espejo, donde lo que odio, supuestamente tiene que ver conmigo…

Donde resulta que uno crea su entorno, y las cosas malas o buenas que pasan en tu vida…

Y uno es el culpable de todo.

Bien, he adoptado tantas posiciones y ya estoy harta, parezco un adolescente tratando de adaptarse a un grupo, siempre mutando para agradar o para encontrar su lugar…

Solo que yo me he perdido en la “verdad”, entre comillas, esa verdad que no es única y talvez ni siquiera existe.

En la verdad de cómo hay que vivir y ver las circunstancias…

Y después de todo solo me he perdido, tratando de encontrarme, queriéndole hallar siempre una explicación a todo…

Y vuelvo al principio de mi día, con mis constantes pesadillas…

Y recuerdo mis facetas, como el mundo y la vida se convirtió en algo tan turbio…

Como quise hallarle sentido a toda esa gente que detesto tanto y sin embargo existe, a los males que inundan el mundo, a la injusticia, a la avaricia, al sistema rata, a lo que es y que sin embargo no puedo aceptar.

Bueno, soy culpable al enfocar mi atención en tanta mierda, indudablemente me perdí, queriendo darle una explicación a todo lo que pasa ante mis ojos, he leído o vivido.

Pase de clasificar a las personas a mi percepción, a las conspiraciones más increíbles de las que somos todos presas y sin embargo no resuelven nada…

Qué importancia tiene saber todo lo malo que ocurre en el mundo o que unos lunáticos poderosos jueguen siempre con nosotros.

Que la política, la televisión, la publicidad, el cine, el narcotráfico, la comida, el estatus, el éxito, la fama, el consumismo, el dinero y mil etcéteras, sean el artefacto macabro de otros para manipularnos, para jalar de nosotros como títeres, mientras ellos son los titiriteros y se enriquecen…

Y ellos lo forman todo, es decir el circo, la obra maestra llena de gitanos haciendo malabares e hipnotizándonos a su antojo.

¿Qué importancia tiene todo eso?

Ya estamos jodidos y saberlo no resuelve nada, solo es otra maldita queja que inunda el mundo

¿Y que, si seres de otro planeta se alimentan de nosotros? y por eso les encanta formar el teatro macabro, dramático, lleno de toxico humo…

Ocasionando la locura colectiva, la decadencia, la pobreza y la depresión en los otros…

¿Qué importancia tiene si se alimentan de emociones toxicas?…

O si hay demonios perturbándolo todo, ocasionado el mal que inunda el mundo, ¿que si todo es blanco o negro?...

¿Eso resuelve algo?, no, no lo resuelve, pero lo confieso fue un buen calmante, para darle una explicación a la puta vida por un tiempo.

Y de ahí pase a ser de luz, a la espiritualidad, a dios, a la energía, a la calma, a las emociones positivas, a tratar de hallarle nuevamente una explicación, una solución a mi percepción torcida autoimpuesta.

Y nuevamente me topé con concreto…

No hayo siempre en mi enemigo, una explicación de mi interior…

Solo sé que lo odio, lo odio, lo escupo, lo defeco y deseo asesinarlo y talvez la única explicación sea que me he reprimido tanto, y a la mejor soy solo una posible psicópata asesina reprimiendo su vocación.

Que deseo reventar su cara de puta, de ella y de todas las personas o situaciones que detesto y eso nuevamente no resuelve nada.

Si hay algo perturbándome, y lo asesino, luego vendrá otra cosa…

Y entonces después de leer libros, frases y visualizar videos de superación, descubro que esa faceta también ha terminado en mí, me hastiado y que seguramente se trata de mi ego, de mi parasito interno queriendo todavía alimentarse con trivialidades.
Y que uno atrae lo malo, con sus pensamientos, que debes decirle respuestas felices al universo para que se concreten, no enfocarte en lo malo.

Olvidar lo malo… Entonces mi día, se convierte en una revelación después de tanta mierda de soluciones para mi problema, se presenta ante mí un capítulo de aquella serie de Bojack Horseman.

Donde logro perderme por un instante, pues me reflejo en su personaje, queriendo ahora adoptar otro tipo de vida más sana con su entorno, con sus emociones, queriendo cambiar y ser positivo…

Usando múltiples sinónimos para describir felicidad o toxicidad, es decir adoptando la jerga de aquellos libros de superación, parodiándolos de forma tan real, que realmente me reflejo en mi experiencia.
Y que no le ayudaban en nada, para lograr adaptarse al papel dramático que estaba por interpretar…

Pues era demasiado feliz, o trataba de serlo… Me rio por dentro, después resulta que al caballo le llama su madre, ella ha leído su autobiografía, donde los describe como monstruos…

Le dice que, en realidad, hay una explicación para su comportamiento monstruoso y es que ellos estaban rotos, vacíos, y que el como buen hijo, también iba a estar roto toda su vida, aunque lograra la fama y mil conceptos de éxito.

Al final el caballo cuelga el teléfono y vuelve a su carácter, a su estado de ánimo pesimista e interpreta excelente el papel dramático que ya no le salía, suelto una carcajada cuando el capítulo termina.

¡Qué forma tan excelente de parodiar la vida!…

Y que forma de revelarme una verdad, aunque no sea del todo clara… Talvez no tenía nada que ver conmigo, y ni si quiera es una explicación o un acercamiento a la verdad, pero decido que es hora de dejar de querer hallarle una explicación a todo…

Que el documental “El secreto”, el libro de Eckhart Tolle de “Una nueva tierra”, o las múltiples frases espirituales, del Dalai Lama, Deepak chopra, Jesucristo, o la física cuántica, no resuelven el enigma indescifrable de la vida, del buen vivir, o de mi masoquismo constante.

Y talvez si lo expliquen, pero adoptar su forma de vida no me quita mi pésimo sentir, sé que talvez es el cuerpo del dolor hablando, sinónimo que utiliza Eckhart Tolle, para describir a nuestra manía de enfocarnos en lo malo o de revivir el pasado.

Sé que también lo que acabo de decir, son palabras muy estúpidas para muchos: ¿Cómo derrumbar a grandes personajes?...

Y solo centrarme en un capítulo de una serie, para sepultar todo lo bueno que nos han enseñado…

Entonces comprendo mi sentir, sé que todo este proceso autoimpuesto, para lograr sanarme, en realidad tienen algo de verdad…

Todo lo que he leído, posee un poco de conocimiento, pero no es exacto…
Y no lo puedo seguir al pie de la letra, me niego a pensar que todo lo malo que te pasa, o que otros no te valoren, o que los hombres resulten ser infieles y descarados siempre sea resultado de uno mismo.
De tus ideas sobre ellos o el entorno, que tú has creado la realidad de toda tu vida y a sus personajes, cual si fueras un dios.

Y que poseemos un poder tan grande en pensamientos y emociones que siempre hay que cuidar…

¿Y entonces qué sentido tiene vivir así?

No siempre puedo creer en todo lo que me dicen, o en todo lo que le ayudado a cada uno…

En realidad, todo este recorrido, toda esa gente pelusa, todas esas conspiraciones o conspiranoias, toda esta matrix carcelaria, la ley de atracción, el laberinto, la puta vida…

El camino simple a la felicidad y la espiritualidad en realidad es diferente en cada persona.

Y todo es una locura, tanto las reglas positivas para llegar a la espiritualidad, como saber todo lo malo que pasa en el mundo… O la idea tonta de que uno es el culpable de todo, lo único que logran tanto bien como mal es frustrarte, porque siempre hay un culpable afuera o adentro.

Descubro que ya no deseo revivir esta basura…

Que tampoco deseo aceptar a toda esa gente imperfecta que dice amarte y siempre te hiere… Ni quiero clones de ellos.

Que a veces uno esta tan en paz, queriendo ser el bueno, inundado de tanta positividad y de todos modos las cosas salen mal y ahí nadie lo atrajo, entonces ¿dónde está la dichosa ley de atracción haciéndose presente?

Todo es un vomito de percepciones que no rozaran nunca la verdad y la verdad no existe, tan solo es otro instante patético sin sentido, consumido en la puta vida…

FIN


Historia creación de Cecy Gutiérrez, todos los derechos reservados.

Comentarios