Conspiranoicos: Sembrando ideas.


Hola, nuevamente aquí con otro capítulo de “Conspiranoicos”, ya tratando de volverle agarrar el sentido de historias sin ser solo narración de hechos, espero les agrade, cuídense, ciao:D



Sembrando Ideas.

Me cito en aquel café, en el centro de la ciudad…

Mi fuente… Un hombre maduro del que había recibido varias cartas, pidiéndome participar en alguna nota misteriosa, de esas que eran el pan de cada día en mi columna.

Al llegar al café… No supe reconocerlo…

No recordaba las señales que lo identificarían…

Después de media hora, un hombre se me acerco…

Tenía un anillo extraño, digno de una secta poderosa…

Y aquel sombrero color azul, con el que por fin, recordé que vendría.

Se sentó y comenzó a narrarme de un suceso misterioso que estaba ocurriendo.

Pero antes que me narrara, lo pare en seco y le pregunte por el anillo… Además de pedirle su nombre.

-Se negó a dármelo… Y sobre el anillo, dijo que tan solo era un miembro de una orden masona.

La siguiente que le pregunte fue… ¿Si tenía que ver lo que me contaría, con su orden?...

-Y él solo, negó con la cabeza…

En eso llego la mecerá y los dos ordenamos lo usual en un café…

Luego empezó hablarme de un proyecto que se estaba presentando, donde seres humanos eran usados como mascotas.

Creí que me hablaba de esclavitud o de crear masas no pensantes… Pero era más bien, como lo decía.

Seres humanos creados por otros, tan solo para ser simples mascotas.

Lo mire a los ojos, dudando de lo que me decía, pensando que se había vuelto loco.

Pero volvió a repetirlo…

-Yo sé que se le hace increíble, pero es lo que está pasando… Humanos siendo diversión de otros, a sus espaldas… Respirando por el simple hecho de que alguien más los creo y siendo cuidados también por esos mismos.

Hasta que ellos decidan su muerte…

Humanos que talvez no cuenten con una gracia, que solo divertir a su creador humano.

En eso me quede impactado, pero el escuchar tantas ideas bizarras y escalofriantes hizo que no me impactara…

-E incluso me alucine un poco más que mi fuente y le dije: ¿Humanos o seres de otro planeta?....

-El hombre me miro, como: ¡es un imbécil!… O talvez no.

Pero su idea era tan macabra que añadirle más drama, no me importaba.

-Luego proseguí: ¿y quiere que escriba sobre ello? ¿Con qué fin?... ¿no se supone que usted pertenece a una secta de esos que controlan el mundo, que lo tuercen?, ¿que pretende obtener de esto: ¡su muerte!... ¿Su paz?…

- El hombre rió, dijo que había demasiada sectas como para incriminarlo o catalogarlas a todas por igual.

-Y sobre la muerte… Dijo que eso era algo que no le importaba, cuando se tenía su nivel.

En eso pensé que todos esos tipos masones, no eran más que unos pretenciosos.

Y que su secta, solo se trataba de hombre gays teniendo sexo gay y haciendo un drama ocultista, filosófico, misterioso y de dominio, pero que la mejor verdad oculta era tan solo esa… ¡Garcharse en nombre de la iluminación!... En si una estupidez muy molesta, para un homofóbico como yo.

El hombre me miro, haciendo media sonrisa, como si conociera mis pensamientos…

- Suspiro y dijo: Pensé que le interesaría compartir lo que acabo de decirle… Le dije que me diera alguna prueba y el solo dijo: ¡que estaban en todas partes!

En eso le conteste que lo que me narraba solo me hacía ver que hay muchos humanos creyéndose dios.

Y el solo dijo: ¡Exacto!...

-¿Entonces para lo que sirven ustedes, no sirve de mucho?... ¡O es que son ustedes los que lo hacen, los que se divierten?...

No contesto… El hombre me creía, muy idiota…

- Luego de unos minutos respondió, no solo algunos de nosotros, que no tienen ética… También otras organizaciones.

Luego termino su café y se despidió…

Cuando se fue, no pude pensar más, que en lo ignorante que era, pues conocía muy poco a esos grupos, lejos de todas las conspiraciones malévolas que nos dicen los medios o internet….

Y entendí que su narración concordaba muy bien con el estilo de mi columna, pero que no resolvía nada…

Si ese acto de coleccionar humanos como mascotas, resultaba ser bueno o malo… Y que talvez solo era otra cortina de humo, queriendo implantar, sembrar ideas en mi cabeza, para que las esparciera a un mundo idiotizado, enajenado, totalmente perdido… Que nunca conocería por completo, todas las verdades ocultas de este universo o que si las conociera igual no resolverían del todo su existencia.

Ahí prendí un cigarrillo: Y mientras lo fumaba, no dejaba de preguntarme si seré yo también una mascota de unos ojos humanoides, acechándome a lo lejos….

Luego resignado, con esa idea ya implantada me consolé, teniendo la esperanza de tener algún buen dueño, entre tanto psicótico enfermo….  Aunque, ya la idea en sí, fuera un grave delito y un asesinato al intelecto humano.

Fin


Historia creación de Cecy Gutiérrez y Excéntrica Zona Alterna.

Comentarios