¿De dónde nace el personaje de “La catrina”?

Hoy 2 de noviembre, se celebra el día de los muertos aquí en México y aunque no me considero una persona patriota, últimamente me gusta conocer el porqué de las tradiciones, símbolos, etc.

Para hallarle sentido a lo que festejo… En el caso del día de los muertos es honrar a nuestros seres queridos ya fallecidos con altares, donde se pondrá una fotografía del difunto, acompañado de las cosas o alimentos que gustaba en vida.

También se utilizan las calaveras, que son poemas o escritos cortos en prosa o rima, diseñados para satirizar, ridiculizar, denunciar, elogiar a una persona viva con la llegada de la muerte a su vida, su finalidad es hacer reír. Estas se usan mucho para tocar temas de política o de injusticias sociales, etc.

Esta información la publique los pasado años, en diferentes entradas, ahora me dio por investigar de donde nace el personaje “La Catrina”, les comparto su historia:



Durante los gobiernos de Benito Juárez, Sebastián Lerdo de Tejada y Porfirio Díaz, los dibujos de cráneos y esqueletos acompañados de textos que criticaban de forma burlona la situación del país, así como de las clases privilegiadas se volvieron populares entre la población y se empezaron a reproducir en periódicos llamados de “combate”.

Entre los grabadores que destacaron con su trabajo de “calaveras” se encontraban Constantino Escalante, Santiago Hernández, Manuel Manilla y, por supuesto, José Guadalupe Posada, quien en sus obras acentuó el carácter festivo y desenfadado del pueblo mexicano. 
Posada nació el 2 de febrero de 1852 en Aguascalientes. Su primer contacto con el grabado y la litografía lo hizo en el taller Trinidad Pedroso. La reproducción de sus imágenes en el periódico El Jicote lo llevó a salir de su estado natal para ir a la Ciudad de México, donde colaboró en medios como La Patria Ilustrada, El Padre Cobos y El Ahuizote, entre muchos otros.

El arte de Posada fue diverso, a través de sus “calaveras” retrató la esencia de los pesares y alegrías del pueblo que vivía grandes diferencias sociales durante el Porfiriato. Actualmente, éstas son relacionadas directamente con el Día de Muertos, sin embargo, también representan la interpretación de la vida de la sociedad de aquella época. 

Calaveras vestidas con ropas de gala, bebiendo pulque, montadas a caballo, en fiestas de la alta sociedad o de un barrio… todas para retratar la miseria, los errores políticos, la hipocresía de una sociedad, como es el caso de “La Catrina”. 
Bautizada originalmente como “La Calavera Garbancera”, José Guadalupe Posada realizó un grabado en metal para criticar a quienes eran conocidos precisamente como “garbanceros”, es decir, aquellas personas que tenían sangre indígena, pero pretendían ser europeos, renegando de sus raíces y de su cultura. 
La calavera de Posada no tiene ropa, sólo un sombrero. Así su autor criticaba a aquellos que querían aparentar un estilo de vida que no les correspondía. 

No cabe duda de que la obra de Posada influyó en artistas posteriores, entre ellos a Diego Rivera, quien le dio a “La Catrina” el nombre y la forma con que hoy la conocemos. Fue él quien la pintó por primera vez vestida dentro de su mural "Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central". 
La palabra "catrín" definía a un hombre elegante y bien vestido, el cual iba a acompañado de alguna dama con las mismas características; este estilo fue una imagen clásica de la aristocracia de fines del siglo XIX y principios del XX. Es por ello que, al darle una vestimenta de ese tipo, Diego Rivera convirtió a la “La Calavera Garbancera” en “La Catrina”. 
El trabajo de Posada se conserva en diversas instituciones y colecciones particulares. Actualmente el Museo José Guadalupe Posada, ubicado en el Barrio del Encino en Aguascalientes, cuenta con una sala permanente dedicada a este gran grabador. 

José Guadalupe Posada apuntó: "La muerte, es democrática, ya que, a fin de cuentas, güera, morena, rica o pobre, toda la gente acaba siendo calavera". A pesar de ello, las calaveras que el imaginó y grabó están vivas en el imaginario de México.




Conclusión.


Disfrazarse del personaje que creo José Guadalupe Posada y que perfecciono Diego Rivera, es muy habitual en la celebración del día de muertos. Con la globalización, nuestras tradiciones se han mezclado y adoptado en otras partes del mundo.

Ahora es muy habitual ver a celebridades estadounidenses en Halloween, vestirse de Catrinas o catrines, celebración que no tiene ningún respeto por los muertos, más bien trata de invocar las almas en pena, la maldad o violencia, al disfrazar a niños de monstruos o asesinos de películas.

Ojalá dicha tradición, fuera un homenaje a todas las mujeres asesinadas que fueron acusadas de brujería injustamente en la época de la inquisición, por culpa de personas de mente cerrada, que se creían las tonterías de la religión o que se dejaban llevar por supersticiones o por el patriarcado, con su misoginia constante.

O en si, un homenaje a todas las mujeres que en realidad asesinaron, porque no les gustaban que tuvieran libre expresión o diferentes formas de pensar, de curar, sin ser esclavas de un sistema que no les convenía.

Pero el Halloween de ahora está lejos de ser eso, ahora los niños si son de mente débil, succionaran toda la violencia de las películas, novelas, etc., y terminaran recreándola… Es decir, minimizan la violencia, en una celebración que según es solo dulces y disfraces, y que de echo si puede ser así, el problema es que hay personas que no tienen valores, y lo recrean

Pero bueno eso depende de la tontería de la gente, no le voy a echar a una tradición que no es mía, solo porque ahora que he profundizado en ella, ya no la entienda.

Lo que me molesta, es que algunas actrices usen el disfraz de la catrina, en forma de burla, es decir como si fueran prostitutas, y le pierden el respeto a una tradición que no es suya, igual no importa la falta, eso solo evidencia la falta de valores de la persona que se burla.

Además, yo no puedo ser hipócrita, a mí me encantaba Halloween, pero repito al investigar sobre la celebración, ya no le halle sentido y no es que sea puritana, religiosa o talvez me estoy dejando llevar por las ideas que nos meten de lo que es cada tradición, cosa o persona, etc.

Así vestirse de Catrina, también sería una burla a sí mismo como mexicano, al adoptar las tradiciones, vestimenta y costumbres de otros, al renegar de las raíces de uno mismo (esto si me dejo llevar por la historia, cosa que no hare).

Sin embargo, para mí esto es patriotismo y el patriotismo es igual que la religión, lo único que genera es conflicto, guerras por diferentes ideología, o por diferentes formas de ver la vida.

Cuando todos somos lo mismo, lo único importante es respetar, cosa que no siempre se puede hacer cuando los otros no te respetan, cuando los otros te atacan y luego fingen que no lo hacen, que uno es la mala o se hacen tontos, cuando otros lo hacen.

Terminare esta conclusión (que se está yendo por otro lado, que no tienen nada que ver con el tema), diciendo que a pesar de toda la satira, el día de muertos es bonito, porque honra la memoria de los muertos y recuerda a los difuntos de una buena manera, cuídense, ciao:D


Comentarios

Entradas populares