“Conspiranoicos: El pozo”.


Hola, nuevamente aquí, después de rato, regreso con otro capítulo de “Conspiranoicos”, cambie un poco el estilo nuevamente, a como estaba empezando, pero tiene el toque necesario, es decir “Conspiranoico” (entre comillas jaja).

Se los comparto, esperando les agrade, cuídense, ciao:D




El pozo…

Los días han pasado…

Nadie me escucha…

Creo que pronto moriré…

Descuidadamente caí dentro de este pozo, cual si fuera una caricatura… Una ridiculez, tan absurda que me paso a mí….

Pero no fue un absurdo, todo fue planeado… Solo fue una trampa de un ser externo para asesinarme.

Han pasado 20 días y no creo soportarlo más…

He sobrevivido gracias a la mínima agua que habita en el pozo…

Pero he tratado de salir, juro que he tratado de salir y siempre caigo nuevamente…

Resbalo… He tenido tantas alucinaciones en estos veinte días, que ya no sé si realmente son solo 20 o han pasado más…

La falta de alimento, me tiene desesperado…

Enloquecido…

A veces creo que me comeré a mí mismo…

Y grito, juro señor que yo grito, pero nadie me escucha.

Este punto está muerto… Me perdí en un lugar casi inhabitado, queriendo explorar rumbos desconocidos que no me pertenecen…

Creyéndome igual a esos aventureros…

¡Pues bien, no lo soy!… ¡Y nunca lo seré!

¡Yo no soy igual a ellos!

Y es hasta después de estos 20 días que lo comprendo, lleno de decadente agonía…

Sucio, hambriento y un poco herido…


Sobreviviendo con la poca agua…

Y soñando… Habitando innumerables panoramas junto a…

¡Obsesión!… Me pierdo…


Veo las algas que hay en el agua y comienzo a devorarlas con un maldito asco…

Como lo hecho todos estos días, que estado aquí aislado, perdido

No puedo rechazarlas, es lo que me ha mantenido con vida

Así he sobrevivido…

Escalo cada día más débil, tratando de salir…

Sabiendo que alguien disfruta mi agonía…

Un asesino silencioso…

Un habitante de este lugar, que me tendió una trampa…

Puso aquella maderas flojas, aquella paja y yo caí descuidadamente…

Él ha observado toda mi agonía y la disfruta…

Pero no hay culpable, mientras no haya pruebas…

Y sin embargo, las pruebas están en todos lados…

Nuevamente el día de hoy intento salir…

Y veo aquella cuerda que me dejo mi acechador…

Trato de alcanzarla, como lo he intentado tantos días… Luego de escalar en mi veinteavo día, logro agarrarla, pero mi cuerpo herido y débil, no resiste…

Mi desilusión se desvanece…

Y vuelve, regresa… ¡Obsesión!

Mundos, paisajes, lo alterno… La nada…


Hambre…

Siempre la misma intensa hambre…

Agarro fuerza de no sé dónde… Una fuerza sobrenatural se apodera de mí y escalo junto aquella cuerda…

Entonces después de veinte días…

Logro por primera vez contemplar la salida, que me trajo hasta aquí…

Estoy a punto de salir…

De pronto algo absurdo se apodera de mí… Un sentimiento irracional…

Veo aquella oscuridad a lo lejos… Observo aquella distancia, en aquel abismo donde habite…

Y la veo con amor…

Yo deseo regresar….


A lo lejos escucho risas…

Es mi asesino…


El disfruta su poder…

Entonces lo comprendo, todo ha sido un experimento… De alguien que lo ha tenido todo y no ha tenido nada…

Sin pruebas no hay culpable…

Entonces grito:

Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa………

Enloquecido quito la paja, la madera con fuerza y salgo…

Corro…


Huyo lejos de ahí…

No deseo volver, soy libre…

Yo no seré otro de la lista de aquel psicópata, que mata, aniquila lentamente sin tocar…


¡Él es lo maldito!…

Y después de 20 días, a un no comprendo lo que buscaba de mi…

Si mi muerte o mi amor sumiso, esclavo, sin poder, a su merced…

¡Eso no es amor!... Eso no era vida…


Un humano jugando con otro humano…

O talvez una bestia, un…

Humo…

Sigo huyendo… Y resbalo, entonces aparece…

Por primera vez, aparece…

Solo para aplastar mi mano…

Y echarme ceniza...


Su rostro tapado…

Viéndome con un solo ojo.


Agarro una piedra, descuidadamente y sin que lo advierta…

Lo golpeo, me abalanzo hacia él y lo mato.

Pero mientras expira su último aliento….

Ríe…

Salpicado en sangre lo entiendo…

Yo nunca entendí nada…. y sigo ahí en aquel pozo, atrapado….

Siendo víctima de aquel engendro…


Que busca víctimas y las aniquila limpiamente, sin pruebas…

Los azota como la oscura noche…

Hace su admiración la luna….

La agonía….


Mientras se fuma otro tabaco de nicotina…


Otro asesino, como afuera hay tantos… Es decir los asesinos ocultos, la conspiración de monstruos.

Tan astutos, que nadie los inculpa… Enfermando gente sin ningún maldito rastro

El humo esparce, lo nubla todo… ¡y él nunca fue un asesino!


Fin.


Historia creación de Cecy Gutiérrez y Excéntrica Zona Alterna, todos los derechos reservados.



Posdata: No olviden seguirme en facebooktumblr y escribirme a laexcentricamoda@live.com.mx para cuestiones de trabajo o colaboraciones con marcas.

Comentarios