¡No al maltrato de los estudiantes de medicina en servicio social!


Hace poco, en Ciudad Juárez, un estudiante que residía su servicio social en Namiquipa, Chihuahua, decidió ponerse en huelga de hambre, como protesta a las extenuantes horas de trabajo que hacen pasar a los médicos pasantes. 
Antonio Muñoz quien cubre una plaza “C” y se encuentra desde el pasado jueves 21 de mayo haciendo huelga de hambre a las afueras de la rectoría de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, está siendo totalmente ignorado por los encargados responsables de la Universidad o de hacer los cambios correspondientes en las plaza, es decir la licenciada Virginia Rivera.

Presentando ya problemas en el hígado, por no ingeniar alimento, sin que lo tomen en cuenta.

Él se queja de que su plaza no cubra con los requerimiento de una plaza “C” que debe atender menos de 2500 habitantes, pues Namiquipa, Chihuahua rebasa el numero con casi 15, 000 habitantes. Igualmente las múltiples amenazas a Médicos pasantes a punta de metralletas o golpes en dicha entidad, han quedado sin castigase.
De acuerdo con la Asociación Mexicana de Facultades y Escuelas de Medicina, del 2006 al 2012 al menos 71 médicos pasantes fueron amenazados, agredidos, secuestrados o asesinados en diversas entidades del país. Esto ha convertido a la noble labor de la medicina en una actividad de alto riesgo debido tanto a la ineficiencia del Estado como a la poca preocupación de las respectivas universidades ante la situación.

Igualmente deja ver el maltrato por parte de las estancias no gubernamentales médicas o Salubridad de explotar a los estudiantes de medicina en sus servicios sociales, como mano de obra barata, es decir que no contratan médicos titulados que cubren las plazas y se las asignan a los médicos pasantes en localidades totalmente precarias, con beca mínima y jornadas laborales de 24 horas, atendiendo tanto consulta familiar como urgencia, todo para ahorrarse el  pagarle a un médico titulado un salario real.

Y todo esto, tiene que aguantar un médico pasante de Servicio social, debido a que es un requisito indispensable después de terminar el internado, el cubrir un servicio social más de practica para poder titularse..

Ante esto, el pasante Antonio Muñoz ha escrito un pliego petitorio donde se enumeran los siguientes puntos por los que protesta:

1. Que la actividad médica no sea forzosamente una actividad de alto riesgo, y no se exponga la integridad física de ningún pasante. Para ello la universidad deberá llevar un registro de las zonas donde hayan ocurrido agresiones contra sus estudiantes y que la UACJ no envíe, en lo sucesivo, a ningún pasante a esos lugares.

2. Cuando alguno de las y los pasantes hayan sufrido un daño en su integridad, sea la UACJ el mediador ante las autoridades para reparar el daño sin que pueda existir alguna excusa para dilatar el trámite.

3. Debido a las declaraciones que he realizado, las cuales ponen en riesgo mi integridad física, pido que se me asigne una plaza fuera de la jurisdicción de la que me encuentro actualmente con todas las características de una plaza “C” establecida por la ley, la cual atienda a una población inferior a los 2500 habitantes.

En estos momentos la lucha de Muñoz sigue en pie, sin que se tome en cuenta… Esperemos que más Médicos pasantes, se unan a la causa y que el servicio social se reduzca a 6 meses sin jornadas de 24 horas diarias sin descanso, en lugares seguros para estos… Y si no cambian su normativa absurda, al menos que les paguen decentemente, sin más que agregar que solidarizarme con la causa, esperando que el medico pasante no muera de inanición, me despido, cuídense, ciao
.


Comentarios

Entradas populares